Tensión Dural en bebés: Explorando síntomas y enfoques de tratamiento porteando

Si estás leyendo este artículo supongo que estás angustiada buscando información por internet para ayudar a tu bebé. Antes que nada que sepas que todo tiene solución (tarde o temprano damos con la tecla adecuada), y si eres madre primeriza sé que vas perdida y tienes miedo. Te entiendo! Te abrazo! y que sepas que NO ESTÁS LOCA!!!!!!

¿Quizás tu bebé llora de forma desconsolada?, o ¿tu bebé se arquea mucho durante las tomas en el pecho? y estás escuchando cosas como: «no tienes suficiente leche» o «se queda con hambre», déjame contarte que como Asesora de Lactancia que lleva desde 2007 acudiendo a domicilios el problema menos existente es «la falta de leche o producción».

¿Y si mi bebé está sufriendo de tensión dural?

En este artículo espero arrojar un poco de luz a tu situación. Sigue leyendo si sientes que a tu bebé le pasa «algo» y no sabes qué es.

La tensión dural en bebés es un fenómeno que puede tener implicaciones en su desarrollo físico y bienestar general. Comprender los síntomas y abordar este problema de manera adecuada es esencial para las familias que viven con la angustia y la duda de cómo está su bebé (llantos, dureza corporal…). En este artículo exploraremos qué implica para un bebé tener tensión dural, sus posibles síntomas y enfoques de tratamiento recomendados incluyendo el porteo como herramienta promotora de salud.

¿Qué es la Tensión Dural en Bebés?

La tensión dural se refiere a la tensión o rigidez en la duramadre, una membrana que rodea el cerebro y la médula espinal. En bebés recién nacidos/as, esta tensión puede manifestarse en músculos y tejidos conectivos, afectando su postura y movimiento, a su posición corporal natural (fetal, redondeada) y al aumento de llanto espontáneo.

La visita con la fisioterapeuta nos permitirá tratar y aliviar los síntomas de nuestro bebé con tensión dural en apenas una o dos sesiones, pudiendo seguir gozando del porteo ergonómico tan necesario para el sistema digestivo y posición corporal natural de tu bebé.

¿Cómo saber si mi bebé está sufriendo tensión dural? ⇔ Algunos síntomas de Tensión dural en bebés:

  1. Rigidez Muscular:
    • Las y los bebés con tensión dural pueden mostrar rigidez en los músculos, especialmente alrededor del cuello y la espalda.
  2. Dificultades en la Alimentación:
    • La rigidez muscular puede afectar la succión y deglución natural de tu bebé, llevando a problemas durante la tomas que son largas, se arquea, llora, se queja… (tranquila, tu producción es más que suficiente, no es que «no sale leche»).
  3. Asimetría en la Postura:
    • La tensión dural a menudo se manifiesta como asimetría en la postura, con la cabeza o el cuerpo ligeramente inclinados hacia un lado.
  4. Irritabilidad y Malestar:

    • Los y las bebés pueden mostrar signos de irritabilidad y malestar, especialmente cuando se les coloca en posiciones cuclillas, vertical en brazos (la típica del eructo).

TIPS de porteo ergonómico:

Tipos de Portabebés:

  1. Fular Elástico (barato desde RN) o Rígido (sin efecto rebote):
    • Ventajas: Ajuste personalizado, adecuado para recién nacidos/as, posparto, la tela se amolda al cuerpo permitiendo un ajuste por zonas.
    • Consejos: Asegurar un soporte adecuado de la cabeza y la pelvis de tu bebé (posición cuclillas).
  2. Mochilas Portabebés Ergonómicas:
    • Ventajas: Distribuyen el peso de manera uniforme, adecuadas para bebés con tensión dural por la facilidad de uso y rapidez.
    • Consejos: Verificar la posición de las piernas del bebé para evitar tensiones innecesarias.
  3. Mei Tai:
    • Ventajas: Versatilidad y adaptabilidad, permiten ajuste sencillo sin correas, sin hebillas (sin tener que levantar el hombro).
    • Consejos: Asegurar que el bebé esté centrado y cerca del cuerpo del portador/a, abrir las tiras del hombro para mayor comodidad.

Posición Ergonómica, Cuándo?? ⇒ SIEMPRE!

Es crucial adoptar una posición ergonómica dado que contribuye al correcto desarrollo de la pelvis, además de evitar tensión en las cervicales y columna de tu bebé, aunque también es crucial para mitigar la tensión dural en los bebés (tratamiento con fisio indispensable + masajes diarios con aceite). Aquí hay algunas pautas esenciales:

  1. Espalda redondeada (Ojo no es una C):
    • Fomentar una ligera curva en la espalda del bebé, imitando la posición natural del bebé.
  2. Rodillas Más Altas que las Caderas (cuclillas):
    • Mantener las rodillas del bebé ligeramente elevadas para promover una posición de ranita.
  3. Soporte de Cabeza y Cuello (tela o portabebés hasta la nuca):

    • Verificar que la cabeza del bebé esté bien apoyada, especialmente en los primeros meses de vida.

La tensión dural en bebés es un desafío que requiere atención y tratamiento adecuados con fisioterapeutas que trabajen con bebés y mamás (es muy importante que tu fisio tenga consciencia e información sobre lactancia, parto natural, porteo y crianza respetuosa, así como las ventajas del colecho, dado que os guiará de una forma mucho más respetuosa con las necesidades reales de la etapa posparto). La combinación de enfoques fisioterapéuticos, posicionamiento ergonómico y el uso cuidadoso de portabebés puede ser fundamental para aliviar los síntomas y promover un desarrollo saludable en los primeros años de vida. La colaboración estrecha con profesionales de la salud asegurará un enfoque integral y personalizado para abordar las necesidades específicas de cada bebé con tensión dural. ¿Te ayudo? Escríbeme 🙂

Gemma Guillamón.-

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies